lunes, 20 de agosto de 2007

REVISTA CrticArte

A mediados del año 2005, una noche en que teníamos un evento en el Centro Cultural Sampedrano, surgió la idea, en conversación con algunos jóvenes poetas sampedranos, de hacer algo nuevo, de tener un espacio de discución y crítica de arte, de todas las artes: la plástica, teatro, poesía, narrativa, etc. Con una nota no vista hasta el momento en la región: el diálogo presencial con el autor o artista. Así surgió CriticArte. Para principios del año 2006, marzo concretamente, con el respaldo moral del escritor Julio Escoto, CriticArte se convirtió también en revista impresa. Objetivo: divulgar los valores de las letras y de las artes plásticas de Honduras y República Dominicana. Con la colaboración de la periodista Karla Palacios, la mercadóloga Rosario Grande, el joven poeta Luis Velázquez, todos ellos hondureños; y el poeta dominicano José Acosta. Hechos los contactos con imprenta Santa Ana, Banco Atlántica y Embotelladora de Sula, como anunciantes de excelencia, la revista dio a luz. El primer número está dedicado al poeta José Dolores González; el número 2 salió en junio, 06, y está dedicado al narrador Julio Escoto; el número 3 salió en octubre, 06 y está dedicado al poeta Óscar Acosta; el número 4 salió en febrero, 07 y está dedicado al poeta José Adán Castelar y el número 5 salió en junio, 07 y está dedicado a la ensayista y crítica Helen Umaña.







Con gratitud a los colaboradores Karla Palacios, coheditora, Sara Rolla,
José Antonio Funes, Julio Escoto, Bruno Rosario Candelier, y Luis Velázquez.

CriticArte, como evento cultural realizado en el Centro Cultural Sampedrano, había nacido un año antes. Al ver que la gente respondía al evento, surgió la idea de la revista.
CriticArte sigue de la mano de un joven narrador, José Borgrán, autor de las novelas Tresure Hunt y Heredero del mal. Billy Peña, destacado columnista hondureño escribe acerca de CriticArte con fecha del 9 de octubre, 2008. Diario Tiempo.

Cultivar cultura(CriticArte)

Muchos dirán que el título de la presente columna es una ridícula redundancia ya que el vocablo “cultura” nos llega del latín “cultura” que significa “cultivar”, pero en latín la palabra significaba el cultivo de la tierra pero ahora significa cultivar los conocimientos humanos y profundizar en las facultades intelectuales del hombre. De manera que todos los pueblos tienen cierta cultura aunque —debemos admitir— que algunos países le dan más importancia a los logros intelectuales que otros, esos otros son los pueblos que consideramos incultos.

En la actualidad la cultura, en el más amplio significado de la palabra, es cultivar para llegar a lograr y disfrutar todas las manifestaciones artísticas y para eso es preciso tener sensibilidad. Siempre hemos creído que todo aquel que carece de sensibilidad es incapaz de apreciar las manifestaciones culturales… se cree culto, pero no lo es. En repetidas ocasiones hemos dicho que Honduras es un país básicamente inculto porque a los hondureños no los caracteriza la sensibilidad, sin embargo, es posible que nuestras observaciones sean muy severas. Lo que sucede es que en otros países latinoamericanos abundan las salas de conciertos, los museos, las galerías de arte, bibliotecas, librerías, etc., pero aquí no disfrutamos de todo eso. Honduras es un país apasionado al fútbol y a la música tropicaloide… y eso no es cultura porque ni el fútbol ni las guarachas estimulan nuestro intelecto. El intelecto debe estimularse desde la niñez ya que, de lo contrario, no estaremos haciendo nada. Por eso hemos dicho que el amor a la buena lectura es de gran importancia además de ser el primer paso que debe dar el ser humano para cultivarse. Un pueblo que no lee tendrá que ser inculto, y no confundamos la cultura con la educación, son dos cosas distintas.

Con el propósito de estimular la cultura el sacerdote Fausto Leonardo Henríquez estableció un evento cultural que llamó CriticArte, hace aproximadamente cuatro años. El objetivo de CriticArte es ofrecer a escritores y artistas profesionales y nóveles un espacio para el estudio, la exposición y discusión crítica de las artes dándole prioridad a la literatura hondureña dentro de la tolerancia, la imparcialidad y la ética con el fin de fortalecer y enriquecer el panorama cultural de la región centroamericana. CriticArte es un espacio abierto al público que se lleva a cabo el primer jueves de cada mes dentro de un ciclo que se inicia en febrero y finaliza en noviembre de cada año. El espacio CriticArte se inicia a las siete de la noche en el Centro Cultural Sampedrano. La admisión es totalmente gratis. Muchos escritores y novelistas, pintores, dibujantes, teatristas y poetas han sido invitados a dar interesantísimas charlas a CriticArte, de manera que los invitados han sido variadas personalidades de lo que podríamos llamar las manifestaciones culturales hondureñas. Y aunque el Padre Henríquez ya partió a España le heredó el espacio CriticArte al joven y talentoso narrador bilingüe José H. Bográn. Entre los invitados que han participado en CriticArte se destacan el renombrado novelista y escritor nacional Julio Escoto, la pintora Jacqueline de Rivera, la exquisita poeta Ana María Alemán, el afamado y establecido poeta José Adán Castelar, el admirado y célebre director de teatro y fundador del Círculo Teatral Sampedrano Ing. José Francisco Saybe, el señor Julio Ustariz, profundo en el estudio de la obra monumental de Cervantes, “Don Quijote de La Mancha”, los periodistas Sandra Jaar y Olman Serrano que expusieron sobre “Medios de Comunicación y su influencia en la cultura de los pueblos,” la literata Sara Rolla y los poetas Damario Reyes e Indira Flamenco, el dibujante Omar Pinto, los poetas Israel Serrano y Melissa Merlo (matrimonio residente en Tegucigalpa), Jack Warner, fundador del Teatro La Fragua, los pintores Sambo y José Ramos, los poetas José Gómez, Fabricio Estrada, Jorge Martínez, Salvador Martínez y Jessica Sánchez, así como muchas otras personalidades representativas de las artes, es decir, de nuestra cultura. Todas estas personas se han destacado en sus respectivas actividades culturales. El espacio CriticArte ha invitado a estos artistas a compartir su arte y su cultura con el público asistente. No hay duda que el Padre Henríquez creyó en Honduras y ahora su legado lo sigue con gran diligencia y entusiasmo el joven novelista José H. Bográn. A nuestro criterio CriticArte es un espacio cultural de gran importancia, no sólo subraya el hecho que en Honduras existe el arte en sus diversas manifestaciones, sino que —aunque en pequeña escala— también hay cultura. Lamentablemente, la cultura no se ha diseminado por todo el país tal como quisiéramos y tendremos que repetir que seguimos siendo un país inculto, sin embargo, con tantas personas talentosas nos queda la esperanza de poder dejar atrás la incultura para dedicarnos a cultivar el intelecto. No será tarea fácil. Felicitamos al escritor José H. Bográn por no dejar morir el sueño del Padre Fausto Henríquez… el espacio cultural CriticArte.


Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana