martes, 31 de julio de 2007

ANTOLOGÍA DE MUJERES, Adaluz Pineda

Recibí como obsequio, tal vez, la más completa antología de poesía escrita por mujeres de los últimos tiempos de la literatura hondureña.
Adaluz Pineda de Gálvez es la autora de HONDURAS: MUJER Y POESÍA (Ed. Guardabarranco, 1998). Precede a este monumento de obra la “Antología de poetisas hondureñas” del autor Raúl Arturo Pagoada.
Para mí que la obra de Adaluz es un trabajo de tesis doctoral porque las características de esta antología son tan rigurosamente académicas que no deja brecha abierta a detalles ni en notas de pie de página.
La autora de Honduras: Mujer y Poesía recoge lo más sustancioso de mujeres poetas desde el año 1865 a 1998. Esto digno de celebrarse sobretodo si pensamos que rastrear los datos biobliográficos que pocos ensayan. El trabajo de investigación de fondo consume tiempo y recursos.
Treinta y siete mujeres componen la obra que hoy reseñamos. Están distribuidas por generaciones: generación finisecular, generación novecentista a la generación del 50, generación vanguardista.
Detecto que falta en la antología de Adaluz al menos unos apuntes sobre cada generación, subrayando lo más emblemático de cada una de ellas. El caso es que se enuncia que ciertas mujeres son de equis generación y se da por supuesto que el lector maneja los conocimientos del contexto vital que las configura.
Veo que el acierto de reseñar a las poetas es incompleto, parcial, ya que no todas las antologadas gozan de unos apuntes sobre vida, obra y azañas literarias, lo cual puede ser considerado como injusto y excluyente.
La antología de Adaluz tiene todos los elementos académicos y es una obra de consulta obligada para profesores, investigadores y estudiantes. Sin embargo, la hallo poco práctica. Es un tocho de biblioteca con seiscientas y pico de páginas. La tipografía y las fotos de las mujeres poetas pudieron tener un poco más de atractivo.
Tengo el compromiso ético de trillar este inmenso campo de la poesía escritas por mujeres de Adaluz Pineda. Hay obras que no pueden dejar de ser leídas den la literatura hondureña, y ésta es una de ellas.




Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana