lunes, 22 de septiembre de 2008

INICIOS DEL INTERIORISMO EN HONDURAS


presentacion Tulio Cordero 18-1-99

Conservo en mi archivo unos apuntes históricos sobre los inicios del Interiorismo en Honduras. Tulio Cordero, de muchos conocido, es un poeta-sacerdote, ensayista y escritor. En una visita a Honduras dejó un dulce sabor de boca en esta tierra de hondos surcos humanos. Hube depresentar al público a Tulio, mi colega, con las palabras que siguen. Las comunico a todos ustedes porque, dentro de la sencillez y modestia, son significativas por estar referidas a una persona de una trayectoria conocida en Santo Domingo. Acaso sirvan para los recopiladores de pequeñas cosas.

Conferencia sobre Interiorismo en el Museo De Antropología e Historia, 18 de enero de 1999. San Pedro Sula, Honduras.

Distinguidas Señoras y Señores: «Pido la paz y la palabra», como dijera el poeta Blas de Otero; la paz como fruto de la justicia y la palabra como manantial del lenguaje, de la poesía. «El halago de las palabras, cuando no corresponde con la realidad, dice Demóstenes (Disc. Político, p. 50) se convierte en castigo». Sin olvidar esta advertencia, permítanme, que les diga algunos rasgos en torno al ilustre poetaTulio Cordero.

¿Quién es Tulio Cordero? Es un sacerdote poeta que va "buscando los arroyos sonoros en arenosas calles" (Lope de Vega, poema: El siglo de oro). Es un hombre de hoy con destellos de la mística hispánica, tan celebrada por los críticos dela Edad de Oro; un poeta con improntas de la mística china y oriental.

Los vivos ojos inquietos de nuestro poeta, escudriñan la ladera oculta de la realidad visible para ver con los ojos del alma, el rostro de un Tú sólo diferenciable desde el umbral de su interioridad más íntima. El inconfundible y célebre San Juan de la Cruz ilustra lo que queremos mostrar cuando dice: «véante mis ojos, véate yo cara a cara con los ojos de mi alma, pues eres lumbre dellos» (Cant. Esp., canción 10)

Lo más original de nuestro eximio poeta no es que vea intuitivamente con los ojos del alma, sino que vea con los ojos del entendimiento, es decir, con la inteligencia, las cosas que no se pueden ver a simple vista. Octavio Paz, el más grande de los poetas mejicanos, y posiblemente el más relevante de todos los críticos de fin de siglo en América Latina, dice a este respecto: «hay una parte escondida que no podemos ver con los ojos, sino con el entendimiento» (Llama Doble, p. 44).

A mi juicio nuestro poeta posee la dote tanto de mirar místicamente las cosas y los acontecimientos y la dote de mirar con el entendimiento más allá de lo que lo hacen los demás mortales. Tulio Cordero tiene otra faceta original: su alma fecunda. A propósito de esto dice O. Paz: "Aquellos que son fecundos por el alma, conciben por el pensamiento: poetas, artistas y sabios" (ídem o.c.).

El alma de nuestro invitado, tengan la certeza de ello, es sumamente feraz como las tierras del valle de Sula. Su vasta cultura y su espíritu superior lo caracterizan como uno de los poetas más importantes del Movimiento Interiorista.

Por su intelecto ha concebido obras importantes, entre ellas Latido Cierto, primer libro de poesía, Si el Alba se tardara y La Sed del Junco. Y para que el hacha de la máxima de Demóstenes deje de amenazarme debo decir, para terminar, que Tulio Cordero es licenciado en Filosofía por la PUCMM, 1986 y licenciado en Teología en el Teresianum de Roma, en el año 1992. Es profesor deTeología en el Seminario Santo Tomás de Aquino y coordinador del Grupo de poetasy escritores Fernando Arturo Meriño.

Es un creador de opinión en uno de los periódicos más influyentes de la República Dominicana; es, por otra parte, crítico y ensayista, poeta interiorista, pintor y músico, laderas éstas menos conocidas, pero vivas en supersonalidad.

Finalmente, nuestro poeta es un pequeño Orfeo cuya lira de agua estremece de ternura y cuyas palabras son dulces y suaves como agua que engendra vida más allá de las sombras temblorosas del mar de una mirada azul.Tulio es de esos seres que deja vida a su paso, como escribiera A. Machado: «Oh, agua buena, deja vida en tu huida» (poema del día).

Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana