sábado, 12 de mayo de 2007

Claridades, 1992. Comentario Crítico de Josefina Victoria Ribes.

Claridades es un libro mísitico que pertenece a la Espiritualidad Hispana, de poesía pura y culto; de temática Humanista. Que pone en evidencia una experiencia sublime y superior, simbólicamente. Que plantea, en ese estado, el problema de la comunicación: ¿cómo se pone de manifiesto nada con todo lo que existe?, o, ¿todo lo que existe sin su existencia? Un sistema paradójico consigue su objetivo de transferencia mediante antítesis sintéticas con las que alma y cuerpo quedan muy conmovidos e impresionados en la contemplación del éxtasis, visión excelsa que, en este caso, se nos muestra sinestésicamente: todos los sentidos saltan alborazados, en una danza simultánea, de uno a otro, como sucede en la alteración que se produce en el amor erótico carnal de los enamorados.

La búsqueda de la esencia se la presta el sustantivo, la vertebra el intelecto en poemas cuya sonoridad nos lleva al contenido: Cojo el árbol de mis venas / sus ojos uñas huesos años... / Mar en sueños plata de luna. / Sustantivos que se adjetivan o se verbalizan; esencias que hacen soportable la existencia y la definen como posibilidad de acceso, desde la interioridad, a la única realidad del mundo.

El vocativo y la función apelativa como recursos utilizados en esta poesía por Fausto Leonardo, la unen a la tradición clásica, con sus ritmos y resonancias insinuantes de la Égloga Primera de Garsilaso: Tú que ganaste obrando / un nombre en todo el mundo.../; a la alegoría sentimental de los amores de Salicio y Nemoroso, con la naturaleza que les influye y participa con ellos de ese amor idílico; al Lope de Vega de Rimas Humanas: Luz que alumbras el sol / Luzinda hermosa.../; a la música de las esferas de Fray Luis de León; la de los Salmos, El Libro de la Sabiduría, y otros. El Sueño, la fuente, el crepúsculo, las galerías íntimas que tan sugerentes y sugestivos son en A. Machado, en esta Poética resultan embriagadores.

La escasa puntuación de los vrsos nos sitúa en Ungaretti. La memoria y la temporalidad son inquietudes importantes en esta obra; el poeta le dice a la Presencia ausente (que se manifiesta a través de sus emanaciones): Bebo al borde de este río claro / de tus ojos.../. Oigo lo que me dices tú tan callando/. La Ausencia al poeta: Busca corrientes infinitas / en mis blancos cabellos./. El poeta responde: Vivo de tus huellas/ y de la luz / que nace cada mañana / en el esmalte de tus dientes de marfil; asumiento un presente histórico que evite la tierra oscurecida por el tiempo que, hueco, vacíe su memoria de inspiración en los antepasados, en sus mayores, en lo que es proyección y eternidad.

El primer poema Sobreaviso, inicia una síntesis en desarrollo irradiante en la totalidad del libro. Con una exclamación imperativa del poeta al lector: ¡Abre! abre ¡abre! los ojos ojos, le dice que se disponga, con actitud receptiva, a percibir la voz clara del amanecer. Las tres personas gramaticales se fusionan y se hacen así partícipes de esa blanca beldad fructificante y luminosa. El símbolo, clausurado, de ventanas y ojos cerrados de una casa o cuerpo virgen se desliza hacia una abertura de grandes espacios abiertos. las llanuras de grades vastedades de nuestro poeta, donde el cuerpo, ya libre, será otro, y nuevo, con la luz que recibe del amor y del conocimiento.

La primera parte del libro: Claridades, la encabeza una cita de Goethe: Más luz que sugiere la necesaria insaciabilidad del ser en lucha por la superación personal. La segunda parte: Sabia de luz, profundiza en la posesión de la luz. Los poemas son requiebros amorosos de delicadas imágenes ante el brillo de la página blanca, en la que late, tenuemente, un págaro que no ha sido pájaro, en una composición amatoria en diálogo del tú y yo principales a los que el fuego de la mirada, que se reparte pródiga en bondades y beneficios entre los amantes, les proporciona vida y felicidad con el gozo de sus claridades, con el sosiego primaveral de su sol cálido que se expande por su cuerpos, con el deslumbramiento de su intimidad amorosa; en versos, palabras, fonemas aguados un amor que acaba con la muerte amarga les da alegría y paz. Algunos poemas llevan citas de otros autores, unos de ellos profanos, como necesidad sensible de lo simbolizado, además, porque el número dos es mágico.

Símiles, prosopopeyas, aliteraciones, enumeraciones, perífrasis, desplazamientos, sinestesias, elipsis..., figuran una compenetración amorosa que nace de la profundidad del silencio en este Cuaderno del alma, como llama Fausto Leonardo a su libro, que deja las almas y corazones traspuestos ante las dulces caricias de los enamorados exhaustos y extasiados de placer; donde se nos ofrece lo más valioso que poseen los seres humanos: esa comprensión sabia de amor que nce de las almas generosas.

La preocupación metalingüística y metapoética de su autor se refleja en poemas como Grafía sonora, Detrás de tu voz, Mi palabra y yo, y en poemas que llevan títulos alusivos al respecto; lo que nos indica que en Fausto Leonardo existe una voz plena de grandes resonancias futuras. Por ej. Mi palabra y yo la fidelidad enlaza al poeta con la escritura y con sus vivencias y sentimientos, dice: Palabra mía / no me engañes / Permíteme decir contigo/... sobre el papel / la palabra auténtica/, y en Voz milenaria: Alguien ha hablado / y su voz primitiva / se confunde con el ruido / de la ciudad./ Pero hay quien afina el oído / para escuchar su voz perdida / en la discoteca del mundo. La Belleza palpitando a través de la belleza misma con la Presencia sobre el lenguaje de Fausto Leonardo.




CLARIDADES

(Barcelona 1992)


Mehr Licht ¡Más luz! (Goethe)

SOBREAVISO

Abre! Abre! Abre!
Cuando llegue la luz

ten abiertas las ventanas

Corre los visos de tus párpados

y abre de par en par puertas y ventanas

para que entre

—no por ellas—

sino por tus ojos
la voz clara del amanecer
No te niegues —luz—
a fecundar la tierra
oscurecida por el tiempo
de estos ojos
que siempre te han deseado
Ven con tu blanca beldad
a deslumbrar esta paz
que invade el alma

ALGUIEN MÍO
He de ir haciendo caminos
en la arena del tiempo
Senderos que me lleven
más allá del tiempo
como a una ligera nube sonriente
Desde aquí
desde este instante
que nace de la nada
sueño una luz mansa
en la cual me sueño
a mí mismo
en las palmas de las manos
de alguien que no conozco
pero que amo porque lo siento
Alguien mío
no te puedo decir
Tu voz y tu belleza
sólo son música
rumor de agua
a la vera de un lago
en reposo

ÁRBOL DE RAÍCES
Mis pies son raíces
que se adentran
en la tierra de la finitud
y cada vez me siento más hondo
más árbol de raíces
Siento la luz
quemarme la mirada
Siento un centenar de soles
en el cosmos de mis ojos
soles que me tuestan el horizonte
coloreándolo de dorados matices
de paz serena
Mis manos se asen
al cuerpo azul
del cielo de la tierra
como hiedras que aman
el pecho desnudo
de muros dormidos


VISIÓN

Como un pájaro
perdido en el bosque del mundo

te veo pasar

trémulo y fugaz
cual flash de sol momenténeo
Veo tu nombre volar
agitado por el viento
de la humanidad
Veo tu memoria descansar
en el sofá de la palabra
fecundada a fuerza
de verbos vigorosos
Veo caer tus ojos
en la tierra como dos semillas
y espero su nacimiento

CREPÚSCULO
Como la nieve

."Tu luz límpida
tu luz imnaculada
me penetró nocturna".

(V. Aleixandre)
es el alba blanca

Dios como tu palabra
como una fuente canora!
La luz se alegra
con el canto del jilguero
que tararea con ritmo
la mirada de Dios
El sol camina altivo
en el Oriente
y saluda al universo
con una ardiente sonrisa de fuego

La brisa aún está dormida
pronto despertará
y traerá el aroma
la dulzura
y el frescor primaveral

DESPERTAR

"El hombre está entregado a su sueño".

(F.L. de León)
Del sueño

me estoy despertando

y es el alba la que me habla

diciéndome despierta! despierta!

bebe cada instante de mi luz

que es tiempo de acabar

Ven bebe en la fuente
de mi melena áurea
y embriágate de eternidad
Busca corrientes infinitas
en mis blancos cabellos
y vive sólo para lo que hay dentro
de mi voz que es fulgor de perennidad
destello del sol
que me nace dentro del alma
Despierta! despierta!
me susurra el alba
en esta sonoridad de la soledad





"Sin otra luz y guía sino la que en el corazón ardía".

(S.J. de la Cruz)


CLARIDADES

Luz de mis ojos

dime porqué veo las cosas

desnudas

ellas

desde ellas
transparentes
Luz mía
qué es la luz?
Luz podrías decirme
porqué es blanca
tu mejilla alba?
Estoy dentro de ti
dentro de tu mirada
Por eso puedo ver
todo tan claro

FUENTE DE LUZ
Me he acercado a la fuente
para ver si dormía
y me adentré en su sueño
No era la fuente
la que soñaba
era mi mirada auditiva
dentro de ella
Entonces comencé a vivir
a sentirme al lado de una fuente
—no una fuente de agua—
sino de luz líquida
que brota
de la peña
del tiempo


"Lo infinito está dentro".

(J.R.Jiménez)

SOL DE DENTRO

Mis manos
se han alargado
hacia el sol
y he tocado
sus alas de fuego
El sol no está en el cielo
está dentro
en el corazón
irradiando ternura
La luz del alba
nace primero en la noche
en la oscuridad del corazón
Es dentro
donde sale el sol
anaranjado y rojizo
Siempre es de día
en el balcón de la infinitud
pues el sol quema
lo que es tiempo
y noche amarga



..."La luz elige a quien la busca".

(M. Rondán)

HALLAZGO

Te he buscado en la luz
y no te había encontrado
La luz brillaba ante mí
y estaba alegre
total
muy ella en su resplandor
No te hallaba
aunque te busqué dentro de la luz
Te llamaba
y tú me respondías
pero no te veía
al final descubrí
que ni estabas dentro de la luz
ni estabas fuera de la luz
La luz eras tú!
Ay! dejé de buscarte
para amarte
para sentirme herido
de tu esbelta brillantez

ORIGEN
De tus dedos
brotan los siglos
el mar y su argentino son
el malva del ocaso
Las estatuas toman vida
al tacto de tus dedos
El aire toma forma y color y canto
cuando levantas el dedo
para indicar por dónde hay que caminar
Los relojes muertos
se levantan
de sus tumbas de hueco tiempo
cual si fuesen
lázaros pendulares
al tacto de la recia mirada
de las yemas de tus dedos

RUMOR DE SÍLABAS
El viento
pronunciaba tu nombre
dulce cual acorde de arpa
Sólo yo entendí
su lenguaje
Tu nombre
como un diamante de sílabas
brilló por un instante
en el espejo de mis oídos
y desapareció fraguado
como una estrella
en noche de luciérnagas cenitales
He oído tu nombre
como oye la fronda
los rayos plateados de la luna
filtrados por entre
las pardas hojas
y su eco como el de una campana
resuena en mi alma

DULCE FUEGO DE DIOS
En silencio permanecía
cuando un batir de alas
se oía en las ramas
de mi árbol que dormía
Vi descender el fulgor
de una paloma de nieve
y aunque no oculte o lo niegue
su luz ardía con alegre dulzor
en mi pecho oscuro

como fuego de una hoguera

que reluce cual oro puro

Mis ojos tienen otra mirada

y quién los viera

brillar como una luz nacarada!





"Ojos míos bebed esta vaga hermosura".

(D. Alonso)



PRIMAVERA DIVINA
Encuentro en el brillo
cristalino de tus ojos
una fuente límpida sonora pura
que habla con la sola
afluencia de sus aguas
Llega hasta mi alma
el frescor primaveral de tus pensamientos
Es blanca tu alma azul
y por ella cruzan
palomas de nieve
que son nubes que sueñan

en las almohadas de la gravedad

Cómo te contemplo
más allá del fondo del cielo
es decir más allá del fondo
de tus ojos divinos y profundos
Eres un mar sereno
que juega a la ternura
en la orilla
de mi alma





"Lo esencial es invisible a los ojos".

(A. de St. Exupery)

AMOR TRANSVISUAL

Te puedo ver con los dedos
Te amo más allá de la mirada
Qué maravilloso
es observarte desde atrás de la mirada!
Es cuando más te pareces a ti
es cuando más te embelleces
Tengo unos dedos
capaces de ver con su tacto
tu corazón de oro
y sentir su latido
Y esa fuerza visual
se funde en el latir perenne
de tu pecho
Donde más te quiero
es dentro de ti
porque te veo con los ojos cerrados
mirando hacia adentro
con los dedos

LOCURA DIVINA
Déjame caminar
por tu mirada
cual nube ebúrnea
en el azul cielo
Tan sólo necesito
un suspiro tuyo para desexistir
en tu pecho de madre
Deliro con tu sola transparencia
Tu hermosura alba
es sonata de la belleza
Y cuando de dices
en secreto que me amas
mis oídos se tornan
acústica que recoge
la melodía de tu voz
que con sus susurros
me hace levitar de gozo





..."Allí al borde de lo último".

(P. Salinas)

MI FORMA DE SER

Cuando estoy
al borde de tu presencia
desbocado en la luz tornasolada
de tu voz opalina
me siento todo tuyo
todo en ti y en todo yo
El mundo acaba en tu silencio
y comienza la vida
más allá del murmullo
de ese silencio
y es allí donde me gusta besarte
a solas
en la intimidad
de tu hermosura redonda
La vida me viene
de tu cálida respiración
y late mi pecho porque late el tuyo
Tú eres mi única forma de ser
Soy en ti
desvivido en lo infinito
de tu otredad

Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana