viernes, 18 de septiembre de 2009

HENRY M. SANTOS LORA: "Memoria de la tarde"

Memoria de la tarde”, del poeta Henry M. Santos Lora, estremece por su hondura. En ella vamos a hallar versos de incuestionable belleza conceptual y artística. La palabra poética, finamente trabajada por el autor, alcanza niveles que, como verá el lector, confirman que estamos en el territorio de la lírica universal.

El poeta busca un asidero, la fuente originaria de lo Absoluto. Sus pensamientos como «arañas trepan sobre los puentes paralelos / del relámpago». Auscultar el misterio es una tarea ardua en la que te puedes hallar con «voces de incineradas raíces».

Todo el empeño de este bardo de La Vega –que ha tomado muy en serio la lira de Orfeo para expresar sus más profundos deseos e inquietudes artísticas-, queda cifrado en la necesidad superior de alcanzar la paz del espíritu, oculta en los silencios y perdida en los «agrietados días de la vida».

La atmósfera urbana está de telón de fondo en esta obra maestra y cuidada del aeda vegano. Asimismo, la inconsistencia de las cosas, de la vida misma, de los lugares que nos habitan, ribetean “Memoria de la tarde”, como si resonaran al fondo los versos machadianos, “todo pasa y todo queda, / pero no nuestro es pasar”.

Memoria de la tarde” empalma con la gran tradición de la poesía trascendente y metafísica de la República Dominicana, abanderada fundamentalmente por Manuel del Cabral y Franklin Mieses Burgos; y que ha tenido continuidad sólida en el Interiorismo.

La Vega, y por ende, la República Dominicana, tiene en Henry M. Santos Lora a un orfebre de la palabra, sensible e intuitivo, que rastrea la memoria, la imaginación, tras la imagen cautivadora y sugerente. En suma, nuestro poeta canta lo que no puede callar el silencio. “Memoria de la tarde”, como primicia, nace con vida y esta es su hora.

Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana