domingo, 14 de marzo de 2010

ULÚA, Candelario Reyes


"Ulúa", es un pequeño libro de poesía publicado en Santa Bárbara, Honduras, el 2 de noviembre de 2004. Su autor: Candelario Reyes García (Corquín, Copán, 1958), educador y dramaturgo.

Hoy quiero llamar la atención de este poema que, en mi opinión, tiene elementos realmente interesantes. "Ulúa" es una reflexión sobre de uno de los ríos más importantes de Honduras. Esta reflexión, lejos de ser anecdótica, contiene resortes de gran valía, a saber: la dimensión telúrica y la empatía cósmica. Reyes García, imantado por el influjo de los elementos naturales, esto es, de la tierra y del agua, expresa, con emoción, profundidad intelectual y poética, lo que muchos hemos sentido al ver la magestuosidad del inmenso caudal del río que ha concitado su inspiración y su palabra.

Inventado como una marimba.
Creado grano a grano
en una mazorca de risas
venidas de las ocurrencias
del zorzal y la oropéndola,
tu cuerpo es casi humano...

Reyes García no se limita a describir un río, sino que penetra los secretos telúricos que esconde el Ulúa. Esta es una muy buena señar en quien se presta al servicio de las musas.

Gran alimento que te comunicas
con todas las sangres
y edificas todas las osamentas [...]
¿cuántas aves han anidado la niebla de tu
rubor? [...]
libre proteína que asombras
al mar y al lirio

Hay en "Ulúa" un intento de desentrañar todas las coordenadas posibles, es decir, el poeta bucea en su interior para extraer los destellos poéticos. Gracias a la palabra el autor logra comunicar sus intuiciones poéticas de gran calado. La verdad poética es aquella dimensión única percibida por la imaginación e intuición del poeta.

¿Es tu esqueleto de mujer
o tus huesos mitad médula,
mitad panal y potencia? [...]
La solidez de la piedra,
la tradición del barro
y desquicia la voluntad al limo
¿son esos tus puntos blancos
simples areniscas
o son bebés
del nacimiento de la aurora [...]
¿Cómo puedo yo vertebrar
un caudal de preguntas
y asomarme a tu verdad
que se desliza como una serpiente?

El poema "Ulúa" está trabajado artísticamente por Reyes García. Este esfuerzo creador, aunado a los logros literarios que el lector puede comprobar por si mismo, es, acaso, el aporte más interesante del autor.

Me postro de hinojos
y bebo tu membrana,
y por un instante
me convierto en una grieta,
para que tu movimiento sea otro,
y ser yo, un animal más, habitado
y nutrido por las células de tu impulso...

Estos breves apuntes no tienen más finalidad que la de reconocer que, en tan breve poemario, con un tema aparentemente insignificante, "Ulúa" tiene un valor que juzgo de interés literario. Reyes García ha logrado, con su breve libro, alumbrar unos versos memorables.

Se oye el viento subir por tu lecho
y la luz volverse niebla
y gotas de rocío,
es un hemisferio de humedad,
una variación de humus
que descolla en la renovación de los bosques.

El río Ulúa concita al poeta y lo lleva a descubrir la memoria del pasado. Hay una identificación con la vida misma de los antepasados, cuyo influjo viene dado por los elementos naturales: agua, minerales y piedras.

En la mezcla
sólida de tus sustancias,
en la reducción de tu corteza
de agua y mineral,
hay secreto de piedras preciosas,
leyendas de pueblos antepasados [...]

El río Ulúa es más que un elemento natural, es parte de nuestra misma humanidad. Es hombre, es mujer. O sea, es uno más con nosotros, los que nos nutrimos de sus bondades.

Tu manto interior
se inmortaliza de quietud y gracia
en las profundas pozas[...]
Y dime: no tales mis cuencas;
muéstrame tus genes
y oponte a que yo te envenene! [...]
Enséñanos a aprender
que eres mitad padre,
mitad madre,
y en las cromátidas del devenir,
eres humano,
hombre, mujer.

"Ulúa" es, finalmente, un canto alagüeño, un ditirambo al bello río hondureño. Río temido y deseado, admirado y respetado. Pero también es un canto a la magestuosidad de su caudal, al misterio que esconde su telúrica fuerza.

Por eso gran señor,
con este canto te saludo,
en un cortejo amoroso
a la belleza y el ánimo
de tu debate de armonía.

Hay en "Ulúa", concluyo, belleza literaria, empatía con los elmentos de la tierra. Asimismo, el poeta ausculta los secretos telúricos que envuelven al gran río, logrando con ello resortes poéticos con gran destreza. El poeta, finalmente, canta lo que vive y transmite con brillo aquello que la naturaleza le dicta. Este es, tal vez, el mejor aporte de "Ulúa".

Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana