martes, 3 de noviembre de 2009

LA ISLA TUERTA, 46 poetas británicos (1946-2006)

Esta antología, preparada por Matías Serra Bradford, Editorial Lumen, Barcelona, España, 2009, es una obra enjundiosa. Tiene la particularidad de acercarnos a la más reciente poesía escrita por británicos. Y, sin duda alguna, la persona que desee hacerse una idea de cómo anda el panorama del bello decir entre los ingleses aquí tiene un ejemplar interesante. Serra Bradford hace unas subdivisiones, -yo las sentí un tanto forzadas, pues en el fondo, los autores que antologa podrían, sencillamente, entrar en dos o tres de ellas- que orientan al lector a lo largo del libro de 543 páginas. Esas subdivisiones son : Los Adelantados, los Árbitros, los Excursionistas, los Boreales, los Desertores, los Indocumentados, los Tipógrafos. Como se ve, las categorizaciones resultan, por lo pronto extrañas, y un poco llamativas. Pero bueno, que lo que importa más es lo que hay en la antología. A mí en particular me interesaron más los "Excursionistas" y, de este grupo, subrayo el entusiasmo que me produjo Jeff Nuttall y Piero Heliczer. De los "Desertores", también puedo decir que encontré lo que normalmente uno busca en la lectura de poesía: placer, deleite intelectual. De este grupo destaco a J.H. Prynne. Su poesía me llevó a la obra inmensa de Ernesto Cardenal "Cántico Cósmico". Prynne sale de los lugares comunes. Con eso digo todo. Y también destaco a ES LEBE DER KÖNIG por su palabra bien engarzada. Entre los "Boreales" me llamó la atención Alasdair Grey. Entre los "Desertores" destaco a R. F. Langley por su ritmo y musicalidad en su dicir poético. En fin, una impresión general de la obra en cuestión me lleva a pensar que los poetas británicos aquí juntos -considerando que una selección de poemas sólo da una visión parcial del autor- han evolucionado, por decirlo de alguna forma, hacia una poesía visual, mimética, descriptiva. He visto que, en general, son poetas plásticos, es decir que escriben poesía como si estuvieran un pincel y una paleta en las manos (ver Barry MacSueeney). Dicho con otras palabras, la tendencia de los poetas británicos es fotográfica, sensitiva. El concepto metafísico a penas si existe. No sé si habría que echar en falta el influjo de los poetas metafísicos ingleses o bien habría que desear que no se pierda la tradición. Poetas más que de poesía pura, quiero decir, construida con imágenes, son poetas de una poesía desenfadada, cotidiana, descriptiva, visual, sin mucho esfuerzo de la imaginación o de la intuición creadora. No es poesía del pensar o interior, sino justo lo contrario.

Una valoración merece el antologador por su traducción del inglés y los incontables aciertos que engrandece a los autores por él seleccionados.
Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana