jueves, 29 de octubre de 2009

LOS NOVÍSIMOS, Honduras, 2000.

marzo, 2000.

El sábado día tres del presente mes de marzo nos reunimos los jóvenes
interioristas de san Pedro Sula, Honduras, C.A., para tratar asuntos propios de
la vocación o pasión literaria.

Las inquietudes de los jóvenes escritores y poetas son esperanzadoras, ya que,
al ser estudiantes universitarios, están descubriendo su potencial como
creadores.

Algunos están leyendo a Borges, O. Paz, A. Machado, Sábato, Vallejo, etc.
Hablamos de la necesidad de la "intertextualidad" que emana de la lectura de
distintos autores de renombre. Hablamos de que el escritor/poeta debe ser
"obsesivo", es decir, disciplinado con la pluma, de hacer un poso de
conocimientos que luego reluzca en la creación del literato.

El conversatorio dio mucho de sí, pues no sólo hablamos de lo que pensaba cada
uno de los asistentes, sino que leímos las más recientes producciones en prosa y
en poesía. Alguno (Luis Velásquez) me recordó al primer Julio Adames en la
profundidad conceptual en la creación poética. Un joven prometedor, agudo y de
una impronta de hermetismo intelectual. Habrá de humanizar más sus versos para
que la emoción poética llegue al lector. Otoniel leyó también un bonito poema
sensible, con pinceladas modernistas, propia del novel escritor. Ricardo Tomé,
quien está comprendiendo el serio quehacer de la poesía, nos leyó dos de sus
poemas, cuyo estilo y brevedad están en consonancia con el dicho: "Lo lueno, si
breve, bueno dos veces".

Dilma Ponce, una Novicia, (¡sí, es posible, una novicia!) leyó un relato místico
que dejó a todos cautivados. No olvidemos a Santa Teresa de Jesús, a la primera
poetisa de América, Sor Leonor de Ovando; tampoco olvidemos a Sor Juana Inés,
etc. Ojalá que la incipiente monjita halle su cauce literario. Rebeca Mejía,
extrovertida y rompe moldes, está explorando el género que más le encaje, de
momento escribe en prosa, una prosa poética, diría, con escondrijos emocionales
que a cualquiera le rompen los sesos. Una promesa. Claudia Orellana ha sido
dotada por la naturaleza con un especial talento para la poesía. Su precoz
hondura poética le auguran, de seguir con disciplina en la composión poética, un
espacio en la literatura actual hondureña.

He aquí los nombres de LOS NOVÍSIMOS, fundados el 30 de septiembre del año 2000,
en san Pedro Sula, Honduras, Centro América.

1.- Luis Velásquez, poeta
2.- Ricardo Tomé, poeta
3.- Giovanni Rodríguez, poeta
4.- Rebeca Mejía, narradora
5.- Wilmer Rivera, poeta
6.- Claudia Orellana, poeta
7.- Antonio Vásquez, poeta
8.- Tedy Mendoza, poeta
9.- Dilma Ponce, narradora
10.- Murvin Andino, poeta
11.- Ludwig Weld, poeta
12.- Nadia Díaz, poeta
13.- Ivis Castro
14.- María Estela Almendárez, narradora
15.- Otoniel Natarén, poeta

Coordina este grupo el Padre Fausto Leonardo Henríquez, dominicano. En funciones
subcoordina el poeta Ramón Barrios.

Nota: en la actualidad, finales del año 2009, hasta donde yo tengo idea, pues les perdí la pista a muchos, continúan escribiendo con gran acierto los jóvenes Giovanni Rodríguez, Murvin Andino, Otoniel Nataren.
Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana