miércoles, 10 de diciembre de 2008

CONSTANTIN KAVAFIS



Alejandría, Egipto, 1863. Su estilo es sobrio, sencillo, con las justas y necesarias metáforas. Se inspira generalmente en personajes y hechos de la antigüedad greco-romana lo que da a su poesía un aire culto, que al lector le exigirá estar atento al dato mítico e histórico para comprender el móvil inspirador del autor.

Kavafis es un poeta de la sensualidad, de los cuerpos, de los sentidos que animan el placer amatorio. Con todo ello, el poeta posee el influjo del cristianismo, y, en todo caso del pagnismo. Digamos que su contacto con lo "sacro" o "religioso" se da sólo lo necesario como para dicir algunas máximas o para yuxtaponer los dos universos a la vez. "Ya que no puedes labrar a placer tu propia vida, / al menos intenta tanto como puedas / no degradarla" (Tanto como puedas). "Un marido ahogado en los abismos del mar. / Ignorante, su madre enciende / un cirio frente al icono de la Virgen" (Oración). "Rafael, tus versos, ya sabes, deben ser escritos / para que contengan algo de nuesra vida en ellos" ( Para Ammón). "He mirado tanto la belleza / que mi vida rebosa de ella" (He mirado tanto). "Yo soy Ignacio, lector, que sentó su cabeza muy tarde, pero que incluso así, de esa manera viví diez meses felices en la paz, en la seguirdad de Cristo" (La tumba de Ignacio). "Jesuscristo, trato continuamente / en cada pensamiento, palabra y accion, / trato de guardar los mandamientos de tu santa Iglesia; y me aparto / de todo aquel que te niega; pero ahora lloro: / me aflijo, oh Cristo, por la pérdida de mi padre / aunque fuera -tan terrible como es decirlo- / sacerdote de aquel templo de Serapis" (Un sacerdote en el templo de Serapis).

Comprometido con el arte, Kavafis, expone con libertad de pensamiento su visión de la vida. Se sabe artista de la palabra y lo hace con una naturalidad escandalosa. Sin doblez de ninguna clase. "Dejad que me someta al Arte: / el Arte sabe cómo crear las formas de la Belleza, / casi imperceptiblemente completa la vida / combinando impresiones, casando día con día". (He traído al Arte). "Oh dioses, haced que los viejos que parlotean sobre la moral / nunca vean esos versos: sobre una manera especial de placer sexual / la clase que conduce a un condenado, yermo amor. (El teatro de Sidón).

Hay versos memorables, dichos como sentencias practicamente: "Mas, la felicidad trae menos alegría de lo que uno espera" (cuando el vigía vio la luz); "El que espera crecer en espíritu / tendrá que trascender obediencia y respeto" (Crecer en espíritu).
Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana