jueves, 13 de enero de 2011

Comentarios literarios: Libro GEMIDOS DEL CIERVO HERIDO

Comentarios literarios: Libro GEMIDOS DEL CIERVO HERIDO

Escritor: Fausto-Antonio Leonardo Enríquez, C.M.

Por Sofía Sala, Tarragona, España.


PRIMERA PARTE: "EJERCICIOS DEL ESPIRIM

Brota de las mismas entrañas de la tierra como afirmación del Amor:

"La tierra levantará el alma"...)

El poeta tiende en su creación, un canto que nos permite numerosas matizaciones en un confín interno y externo, un ejercicio espiritual, conversaciones en el silencio interior que despierta luces nostálgicas entrelazadas con rezos, súplicas y agonías que no encuentra "huerto de olivos..." ni Cruz que no me haga sentir abandono...)

El poeta sigue luchando en sus conversaciones con Cristo como una oración llena de fuerza: "Señor la tormenta arrecia, Salvanos de esta noche amarga"...)

Del Cristo verdad al Cristo vida el poeta comprende que una y otra sólo alcanzan valor al ser vividas en Cristo. Este valor se adquiere por la participación en la historia de Cristo muerto y resucitado, la pequeña vida particular del poeta, "Señor abrázame que tengo frío. Susúrrame al oído los secretos del Verbo...) en estos versos comprenderemos que la opción particular adquire un valor eterno y se convierte en parte integrante del sacrificio de Cristo.

"Me descubres tu voz en este aposento / donde el rumor de mis rezos / intenta retenerte" / ...

Por estos versos nos damos cuenta que el poeta lucha en su interior y en sus conversaciones con Cristo unas meditaciones de gran valor espiritual, que al hombre siempre empequeñece ante la grandeza de Dios, en unas imágenes de amor humano, para dar una idea de lo que el poeta puede llegar a sentir como divino.

El verso libre acentúa la personalidad y el intimismo del poeta. Una intimidad no estrovertida, cerrada entre sus habitaciones sin llaves, entre sus cielos, entre su persona como hombre que llega a explorar todas las salidas para buscar un encuentro sin humedad, sin herida que abrace su inmensidad hacia la gran campana de su alma y encontrarse en algún monte azul con el "Amado".

"Un guiño de ternura imantó el niño / que guardo en mí. No me podía esconder..."

Esta poesía coincide, con el interior de todo ser humano que quiera encontrar el momento dulce y puro de la niñez y trasciende la luz que refleja la armonía con la súplica de "Señor, que llueve y necesito que me cubras!"...

SEGUNDA PARTE: "GEMIDOS DEL ALMA HERIDA"

Los poemas que reúnen esta parte del libro el poeta siempre lleno de conceptos religiosos, logra que el lector quede marcado hacia la elevación del amor y del recogimiento dentro y fuera de los ciclos que marcan todo aquello que puede y debe recordarnos la gran inmensidad de Dios.

El poeta vuelve a recrearse en la gloria divina:

"Ay, Amado, mira m¡ agonía..."

Para encontrarse con la semilla, la piedra, el polen y sin darse cuenta se entrega a la luz y a la belleza que produce siempre el alba enamorada, y el brillante rocío entre las flores.

En todos los poemas de ésta segunda parte, es una entrega constante de amor hacia Cristo en la eucaristía. Por la eucaristía en la que nos es dado bajo el signo" el Cuerpo de Cristo muerto y resucitado.

"Desde la Custodia abrazas el mundo, destellar / amor, irradias vida sin límites.! Verbo encarnado, / eterno pan, kénosis de harina celeste!...

En estos versos se pregunta como encontrar una luz superior y encontrar el evangelio con la luz de Dios, llenarlo de humanidad. Que me queda por hacer?. Comprende que está la eucaristía como doble cornJemplación de Pasión y Resurrección.

Con la misma levedad con que se desprenden las hojas de los árboles así también el poeta se va desprendiendo de sus impresiones líricas, haciéndolo con una síntesis de pensamientos blancos que conducen a un núcleo de versos cuya depurada intensidad religiosa va configurando una serie de estados emocionales vinculados a unos sentimientos que quedan fuertemente unidos a esa alma que sin mancha concebida sedujo al cielo, vaso limpio del Espíritu Santo y que se llamó Virgen María.

TERCERA PARTE: "HUMANIDAD DEL VERBO"

El poeta nos da en estos versos la conjunción indisoluble de la vida y obra de los acontecimientos de nuestra Iglesia, y deja un camino pleno de lírica alumbrándolo desde lo más íntimo de su ser en composiciones magnificas con un lenguaje elevado y desnudo.

¿En que reside el auténtico valor de este retablo poético? En que la sucesión de pensamientos breves responde al autor, no lo aparte de su manera de ver y entender la materia que trata, dotándola de líneas esencialmente sublimadas por la sencillez de su apasionamiento, huyendo de una realidad para llenarse de íntimas aspiraciones hacia Dios dejando que la orquestación de las palabras posea las concepciones intrasentidas y se dirija al gran techo de este cielo que nos arropa para llegar un día a formar parte de otros cielos.

Señor, aviva la llama,

consume este haz de huesos secos, porque no quiero más vida

que tu vida ni más cuerpo

que el de Pascua.

Llévame, Señor, donde los ángeles baten sus alas.

Así, con un estilo indirecto que da como resultado unos inte5os poemas sin altibajos sin influencias últimas, atendiendo solamente a que la lisura y transparencia de sus creaciones se asomen tímidamente a la vida.

"A la tarde te examinarán en el amor". San Juan de la Cruz.

Publicar un comentario

Localización tierra natal, República Dominicana